En 1991 Flavio Cabobianco, un niño argentino de solo diez años, se convirtió en un fenómeno mediático al publicar un libro titulado Vengo del Sol, donde aseguraba ser un enviado de las estrellas y haber tenido otras vidas anteriores

El libro fue un bestseller en Argentina y fue traducido a varios idiomas y Flavio apareció en distintos programas de radio y televisión.

Evidentemente, Flavio tiene una imaginación sin par, y desde pequeño, apenas comienza a hablar, sorprende a sus padres con frases y comentarios de un contenido intelectual muy superior al de su mínima edad.

Esos comentarios eran más que simples disparates de un niño anormalmente despierto: entrañaban una filosofía, un conocimiento espiritual de un mundo mucho más vasto y complejo que el mundo material cotidiano en el que los mayores nos hemos educado y estamos habituados a desenvolvernos.

En el prólogo, Flavio dice que es un «Nuevo Niño», y que muchos como él están llegando a la Tierra, que la humanidad se está transformando porque está abriendo sus canales espirituales, su conexión con la fuente primigenia de dónde venimos.

Flavio, a través de charlas con sus padres y su hermano mayor, Marcos, mediante sus complejos esquemas, sus explicativos «libritos», desenvuelve la estructura y el funcionamiento espiritual del universo.

Habló de Dios, de la religión, del «Bien y del Mal», del mundo físico y del que no podemos ver, pero que él entiende perfectamente. Dice que tiene una misión, ayudar a la humanidad a acercarse a lo espiritual, a evolucionar.

[embedded content]

Veinte años después, decide reeditar su libro y acepta la propuesta de filmar un documental sobre la historia de su familia. Al comenzar el rodaje, Flavio se muestra disconforme con las ideas del director, Manuel Abramovich (Buenos Aires, 1987).

Para él, es imposible registrar la historia de su familia sin modificarla y manipularla. Propone entonces intercambiar roles.

Los constantes cuestionamientos de Flavio ponen en crisis el proyecto cinematográfico y plantean un cambio de rumbo: una disputa de poder en donde el protagonista se vuelve director, y el director se vuelve protagonista.

«Solar es, de alguna manera, una película fracasada. La historia del rodaje de una película que nunca pude hacer. No como la había planeado», explica Abramovich.

«Es la historia de un niño que decía ser especial hace veinte años, aunque probablemente sea también la historia de mi fracaso como director durante el rodaje de mi primera película».

«Lo cierto es que gracias a Flavio y su visión del mundo, entendí que hacer documentales es justamente que las cosas se te escapen todo el tiempo de las manos y perder el control».

La película, titulada «Solar», recibió el premio a la mejor ópera prima del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires en 2016. Un documental que no deja indiferente a nadie.

[embedded content]

Fuente: Ufo-Spain/a>

La entrada Flavio Cabobianco: ¿Qué fue del niño que aseguraba que vino del sol? se publicó primero en Exoalien.

Previous post Parlamento Europeo obligará a identificar las transacciones con carteras de autocustodia
Next post Recibirás un NFT de consolación si perdiste bitcoins en el hackeo a Mt.Gox

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *