María Orsic, fue una médium reconocida a comienzos del siglo XX y supuesta líder de la “Sociedad Vril”. Es posible que esta mujer, junto a su sociedad hubiese otorgado tecnología extraterrestre a los nazis.

https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Bergier
La belleza de María Orsic era incomparable.

María Orsitsch, mejor conocida como María Orsic, nació el 31 de octubre de 1895 en Zagreb. Su padre era croata y su madre alemana de Viena.

Orsic era altamente reconocida por su belleza, que superaba a la de cualquier famosa. La primera mención que se hace de ella, fue en 1967, por Bergier y Pauwels, en el libro “Aufbruch ins dritte Jahrtausend: von der Zukunft der phantastischen Vernunft”.

María pronto se hizo adepta al movimiento nacional alemán y en 1919, se mudó a Múnich junto a su prometido. Es ahí donde comienza toda la red de teorías e historias que rodean a esta misteriosa mujer.

María Orsic y “los mensajes extraterrestres”

Una vez llegó Múnich, María Orsic contactó con la Sociedad Thule. Sin embargo, sus intenciones eran mucho mayores. Junto a otra médium de la zona llamada Traute A, y otros conocidos, formaron so propia sociedad: la Sociedad Vril.

Todos los miembros eran mujeres jóvenes. Todas y cada una de ellas se oponían reaciamente a la moda de llevar el cabello corto, común en esa época.

De hecho, María y Traute tenían el cabello sumamente largo, la primera rubia y la segunda castaña. Además, usaban largas colas de caballo, un peinado extraño para la época.

Este peinado se volvió característico en todos los miembros de la sociedad Vril. Obviamente, las teorías sugieren que esto no era un simple capricho. Sus melenas actuaban de manera cósmica; una especie de antena para recibir mensajes de otros mundos.

Obviamente, en público, recogían sus grandes melenas, ocultándolos en sombreros y otras prendas. Su símbolo o insignia era la « Vrilerinnen», un disco dividido en dos en representación a María Orsic y a Sigrune, una Valquiria e hija de Wotan, una deidad nórdica.

En diciembre de 1919, una pequeña cabaña se alquiló en Berchtesgaden. Allí se reunieron representantes de la Sociedad Vril, Thule y Men of the Black Stone, o DHvSS, según sus siglas en alemán

Es ahí donde María Orsic reveló, que había recibido mensajes extraterrestres en una escritura que llamó «Templario-Germánico».

Aseguró que no conocía el lenguaje, pero el mensaje tenía información técnica para construir una máquina voladora. Archivos de la Sociedad Vril, encontrados posteriormente, revelaron que Orsic afirmaba que estos mensajes provenían de Aldebarán, a unos 68 años luz de distancia.

“La Sociedad Vril”

https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Bergier
La Sociedad Vril estaba conformada por médiuns mujeres.

La sociedad creada por María Orsic, no era sólo un grupo de apoyo al partido nacionalista. Documentos revelaron que se enseñaban a despertar, lo que ellos llamaban, «la energía Vril».

Esta energía era más fuerte en mujeres de cabello largo, ya que a través de él concentraba energía magnética de la Tierra al cerebro.

Por esa razón, creían que sus grandes colas de caballo eran antenas cósmicas, capaces de recibir mensajes del espacio.

Se encontraron decenas de archivos de los trances telepáticos de María Orsic. Uno de ellos, redactado con un lenguaje desconocido.

Gracias a personajes de un grupo llamado «Panbabilónicos», el cual fue cercano a la Sociedad Thule en su momento, se pudo saber que el idioma era antiguo sumerio.

Así se consiguió descifrar el mensaje y las extrañas imágenes de la nave circular que apareció en diferentes documentos.

Se cree que por falta de financiación, el proyecto de esta nave se retrasó hasta 3 años en comenzar. En 1922, supuestamente, varias partes se fabricaron de forma independiente en fábricas financiadas por las sociedades.

Los Sumi

https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Bergier
Durante el trance, Orsic contactó con unos seres de Aldebarán.

A finales del 24, María Orsic se reunió con Rudolf Hess y Rudolf von Sobottendorf, fundador de la Sociedad Thule.

Sebottendorf quería comunicarse con Dietrich Eckart, quién había fallecido el año anterior. Este personaje tradujo obras de Henrik Ibsen al alemán.

Hess declaró que durante la invocación, se sintió incómodo al ver a Orsic retorcerse de forma anormal mientras sus ojos se volvían blancos. Sebottendorf, por otro lado, se mostró satisfecho al escuchar la voz de Eckart en los labios de la médium.

Sin embargo, este no se comunicó, al contrario, una voz más gruesa se interpuso, presentándose como «los Sumi», habitantes de un mundo lejano que orbita la estrella de Aldebarán.

Según la voz que salía de Orsic, eran una raza humanoide que había colonizado la Tierra hace 500 millones de años. Los que sobrevivieron al Gran Diluvio Universal se convirtieron en los antepasados de la raza aria.

Sebottendorf. Escéptico, exigió pruebas. Aún en estado de trance, María Orsic comenzó a garabatear una serie de líneas que se podían encontrar en tablillas sumerias.

“El viaje a Aldebarán”

https://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Bergier
El objetivo de la Sociedad Vril era llevar su nave hasta Aldebarán.

En diciembre de 1943, la Sociedad Vril organizó una reunión en Kolberg. El objetivo era, supuestamente, discutir el Proyecto Aldebarán. Los médiums de la sociedad habían recibido información de los planetas que orbitaban la estrella y su misión era viajar a ellos.

El proyecto se discutió una segunda vez, el 22 de enero de 1944. En esa ocasión, estuvo presente Adolf Hitler, el oficial de alto rango, Heinrich Himmler y el científico y profesor de la Universidad Técnica de Múnich, W. Schumann.

Ese día se decidió que el prototipo Vril 7 «Jäger», se enviaría a través de un canal dimensional hacia Aldebarán.

El escritor N. Rotthofer, escribió que la primera prueba de esta canal dimensional se dio a finales del 44. La prueba casi terminó en desgracia ya que, después del vuelo, el Vril 7 parecía haber volado por cientos de años. La nave tenía daños internos y externos.

María Orsic desaparecería en 1945. El 11 de marzo de ese año, envió una carta a todos los miembros de la Sociedad Vril con un solo mensaje: «No hay nadie aquí».

Este sería el último mensaje que recibieron de su líder y la última vez que se supo de ella. Incluso, después de la caída del nazismo en Alemania, autoridades intentaron encontrarla sin éxito. Algunos teóricos aseguran que había alcanzado su objetivo: huyó hasta Aldebarán.

VER TAMBIÉN ▶ El misterio de Orión: ¿Construcciones orientadas y dioses venidos del cielo?

La entrada María Orsic: “La Sociedad Vril y la civilización de la estrella Aldebarán” aparece primero en UFO SPAIN MAGAZINE.

Previous post El ex Comisario europeo de Comercio se une al consejo asesor de una plataforma de seguros DeFi
Next post David Battaglia: bitcoin siempre va en la cartera de un nómada digital

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *